Archivos para Luto

¡Adios Magazo!

Posted in Crónicas del Ocio with tags , , , , on julio 29, 2009 by Juan Carlos

MAGAZO-p

“Ha llegado la hora cuchi cuchi, Ha llegado la hora chimengüenchona! Ha llegado la hora ya vas que chutas, Ha llegado el por qué de este programa”

Muere Beto “El Boticario”

El actor Roberto Ramírez Garza, mejor conocido como Beto “El Boticario”, falleció la tarde de ayer debido a complicaciones cardiovasculares, informó un empleado del Hospital Santelena.

De acuerdo con Gloria Ramírez, hija del comediante de 81 años, un malestar respiratorio se complicó con otro gastrointestinal, provocando su deceso.

 Grupo Reforma.

Yo empecé a creer que la magia era verdad cuando lo veía salir en “La Carabina de Ambrosio”, con el tiempo me fui dando cuenta de sus actos de “magia” solo eran trucos sin mayor grado de dificultad, quizas por eso el los llamaba experimentos, pero me resultaba tan divertido ver como interrumpía al anfitrión en turno (Cesar Costa, Gualberto Castro, etc), me daba risa ver que sus lentes no tenían cristal, solo eran el armazón. Era un personaje que su mayor encanto era ser un mago de trucos baratos, pero su improvisación cuando le salían mal las cosas o burlarse del anfitrión eran lo más divertido de todo el show.

EL humor era simple, pero eficaz, no requería mas que de palabras bien dichas en el momento preciso, ingenio antes que “pastelazo”, así recuerdo a Beto “El Boticario”, pero lo que siempre le voy a agradecer de los recuerdos que tengo de la infancia, es que siempre llegaba cuando el programa se ponía aburrido y empezaban a cantar canciones cursis y mamonas… El que llegara el MAGAZO, hacia que los 30 segundos de canción mala (peor cuando cantaba Cesar Costa) se olvidaran por completo.

¡Adios MAGAZO!

¡Adios MAGAZO!

La tragedia de Hermosillo, Sonora. Tercera Parte

Posted in Crónicas del Ocio with tags , , , , , , , on junio 19, 2009 by Juan Carlos

La tercera parte de esta serie es la más difícil de redactar por que sin duda es la que más duele a todos los que nos hemos enterado de la noticia. Y no importa cuánto tratemos de expresar en nuestras condolencias siempre sentiremos que nos hemos quedado cortos, porque la pérdida de un padre y una madre no se puede ni siquiera describir bajo un solo termino. Aquel que pierde a los padres se les llama huérfanos, pero quien llega a perder un hijo no hay forma de describirlo aun.

En alguna ocasión, hace ya muchos años, alguien cercano a nuestra familia perdió a su hijo en un accidente automovilístico, yo tenía 15 años y ante una situación así hay muchas cosas que no entiendes y muchas cosas que se dicen. Mi padre dijo algo que se me ha quedado grabado por siempre “que los hijos mueran antes que los padres no es normal, no se está preparado para eso”

Esa frase de mi padre hace que todo lo que se diga aquí se sienta como poco comparado con el dolor y la pena de las familias sonorenses, las heridas quizás nunca cierren y si llegan a cerrar las cicatrices serán a perpetuidad.

Los tiempos actuales implican mucho esfuerzo por parte de los padres, son tiempos en que ambos trabajan y si no es posible dejar a los niños con un familiar responsable se tiene que recurrir a una guardería. No alcanzo a imaginar la angustia de los padres al saber del incendio y estar lejos de sus hijos, la ansiedad por saber si estaban bien, la desesperación de aquellos que recorrieron hospitales con tal de encontrarlos, que en su afán estoy seguro de que nunca perdieron la fe de encontrarlos con bien y encontrarlos con vida, mucho menos logro imaginar la tristeza enorme y profunda al saber que sus hijos ya habían muerto, Dios santo… que difícil situación, que forma tan amarga de que se rompan ilusiones y esperanzas, ver a tu hijo por última vez, despedirlo y dejarlo en la guardería, salir de ahí en busca de un mejor futuro y que unas horas te des cuenta de que la vida que tenias y planeabas ha desparecido.

ScreenHunter_02 Jun. 19 12.37

Aun hay familias que han pasado días enteros en los hospitales al cuidado de sus hijos, ellos aun tienen que ver a su hijo en mal estado, con la esperanza como única bandera y el valor a todo lo que el alma los permite, por que  los que por nuestro trabajo hemos visto niños con quemaduras extensas sabemos lo complicado que es atenderlos, porque los niños además del dolor físico al que están expuestos, tienen mucho miedo, un terrible y profundo miedo, ellos ven a los doctores y  enfermeras como alguien que les está causando dolor en cada curación, ellos no entienden que se hace por su bien, ellos no entienden por qué sus padres y protectores dejan que los lastimen, su miedo es más grande quizás que el dolor, ansían ir a su casa, no quieren estar en el hospital. Para estos pequeños ángeles la historia es aun mas difícil de entender si no es que imposible por su corta edad.

Los padres sufren, les duele ver a su hijo así, les duele el miedo de sus hijos, se les parte el pecho al oírlos llorar, intentan evitar su llanto por un instante pero les taladra y hace eco dentro de su cabeza, su fe, su esperanza, su amor a sus hijos les hace seguir de pie, no claudicar, aceptar el tratamiento y seguir adelante, pidiéndole a Dios que la pesadilla termine y vuelvan juntos a casa. Pero tristemente no todos han vuelto a casa con sus hijos en los brazos, hay familias que ese sueño y anhelo ya fue roto por que la muerte los ha alcanzado y cuando las historias terminan así de manera abrupta, justo en el cenit de sus esperanzas ya nada lograra repararlas, porque aunque los médicos den el peor pronóstico, un padre siempre verá la luz al final del camino e intentara por todos los medios posibles llegar con su hijo hasta ese punto. No hay resignación ni preparación mental que haga que la muerte de un hijo se acepte de antemano.

ScreenHunter_01 Jun. 19 12.36

No sé qué decirle a los padres que perdieron un hijo, tampoco a quien continua en esta lucha por salir adelante, de verdad no sé qué decirles, todo me suena a poco comparado con lo que ellos están viviendo. Solo sé que a mí también me duelen sus hijos, que al igual que millones no desearíamos que esto hubiera sucedido, pero lo único que les puedo pedir en estos momentos tan complicados, es que sigan unidos, mamá, papá, tíos, abuelos, amigos, compadres, todos, absolutamente todos los que tengan un amigo o un familiar en esta situación, solo estando unidos se ganan las batallas, que la fe no se pierda y que el amor sea cada vez más grande.

Desde las Crónicas del Ocio les enviamos el más grande abrazo que podemos dar y que sepan que  en nuestras oraciones tienen un espacio.

Desde las Crónicas del Ocio les enviamos el más grande abrazo que podemos dar y que sepan que en nuestras oraciones tienen un espacio.

Mario Benedetti

Posted in Crónicas del Ocio with tags , , , on mayo 20, 2009 by Juan Carlos

pda_benedetti_02

Mario le decían sus amigos, pera nosotros los lectores era Benedetti. Este 17 de mayo la madre tierra reclamó a uno mas de nuestros seres mas queridos y que aun sin conocerlo nos resultan tan familiares.  Murió Mario Benedetti.

De ascendencia italiana, pero el hijo más amado de la República Oriental del Uruguay, cronista pulcro y honesto de la ciudad de Montevideo, esa enorme ciudad del sur, por que a final de cuenta, si el sur existe no es porque lo cante Serrat, si no porque Benedetti así lo pensaba.

El hombre que lanzó su botella al mar, esa que iba cargada de seis versos y que los que tuvimos la fortuna de encontrarla, nos quedamos encantados con su contenido, que nos dio más de los esperamos, encontramos la forma de decirle a nuestra compañera que puede contar con nosotros no una, si no las veces que sean necesarias.

Botella al mar

Pongo estos seis versos en mi botella al mar
con el secreto designio de que algún día
llegue a una playa casi desierta
y un niño la encuentre y la destape
y en lugar de versos extraiga piedritas
y socorros y alertas y caracoles.

Hagamos Un trato

Compañera
usted sabe
puede contar
conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino contar
conmigo

si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo

si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo

pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted

es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.

Como la mayoría de los hombres que en medio de algún sistema político tienen el “descaro” de pensar, Mario Benedetti fue también victima de la persecución política, vio amigos presos, familias quebrantadas, el tuvo la oportunidad del exilio, mas nunca, desde su trinchera de papel y tinta hizo su propia lucha, pidiendo por libertad, por autonomía, por democracia.

Un ejemplo de la universalidad de la obra de Benedetti es el poema “Hombre preso que mira a su hijo” porque se habla de la persecución política, de la represión de parte del poder, habla de tiranía, pero también de los afectos cotidianos y el saber que si uno se opone a todo eso, es porque siempre se tiene una razón para luchar en los ojos o en la cara de alguien más. Y esa historia de represión prácticamente la han vivido todos los países de habla hispana, cualquier perseguido político lo puede hacer suyo.

Hombre preso que mira a su hijo

Cuando era como vos me enseñaron los viejos
y también las maestras bondadosas y miopes
que libertad o muerte era una redundancia
a quien se le ocurriria en un país
donde los presidentes andaban sin capangas.

Que la patria o la tumba era otro pleonasmo
ya que la patria funcionaba bien
en las canchas y en los pastoreos.

Realmente no sabian un corno
pobrecitos creian que libertad
era tan solo una palabra aguda
que muerte era tan solo grave o llana
y carceles por suerte una palabra esdrújula.

Olvidaban poner el acento en el hombre.

La culpa no era exáctamente de ellos
sino de otros mas duros y siniestros
y estos si
como nos ensartaron
en la limpia república verbal
como idealizaron
la vidurria de vacas y estancieros
y como nos vendieron un ejército
que tomaba su mate en los cuarteles.

Uno no siempre hace lo que quiere
uno no siempre puede
por eso estoy aqui
mirándote y echándote
de menos.

Por eso es que no puedo despeinarte el jopo
ni ayudarte con la tabla del nueve
ni acribillarte a pelotazos.

Vos ya sabes que tuve que elegir otros juegos
y que los juegue en serio.

Y jugue por ejemplo a los ladrones
y los ladrones eran policias.

Y jugue por ejemplo a la escondida
y si te descubrian te mataban
y jugue a la mancha
y era de sangre.

Botija aunque tengas pocos años
creo que hay que decirte la verdad
para que no la olvides.

Por eso no te oculto que me dieron picana
que casi me revientan los rinones
todas estas llagas hinchazones y heridas
que tus ojos redondos
miran hipnotizados
son durisimos golpes
son botas en la cara
demasiado dolor para que te lo oculte
demasiado suplicio para que se me borre.

Pero también es bueno que conozcas
que tu viejo callo
o puteo como un loco
que es una linda forma de callar.

Que tu viejo olvido todos los números
(por eso no podria ayudarte en las tablas)
y por lo tanto todos los teléfonos.

Y las calles y el color de los ojos
y los cabellos y las cicatrices
y en que esquina
en que bar
que parada
que casa.

Y acordarse de vos
de tu carita
lo ayudaba a callar.

Una cosa es morirse de dolor
y otra cosa es morirse de verguenza.

Por eso ahora
me podes preguntar
y sobre todo
puedo yo responder.

Uno no siempre hace lo que quiere
pero tiene el derecho de no hacer
lo que no quiere.

Llora nomas botija
son macanas
que los hombres no lloran
aqui lloramos todos.

Gritamos berreamos moqueamos chillamos
maldecimos
porque es mejor llorar que traicionar
porque es mejor llorar que traicionarse.

Llora
pero no olvides.

Mario Benedetti era el poeta ideal para las cusas relacionadas con el amor, porque siempre nos dejaba alguna línea, un verso, o un poema completo que podíamos adoptar e incluso “secuestrar” y hacerlo nuestro para expresar lo que sentimos en ese momento. Ya sea tengamos que esperar a alguien aunque sepamos que no vendrá, o mejor aún, cuando encuentras esos ojos que te hacen ver que junto a esa persona, no se está solo y son más que dos.

Espero

Te espero cuando la noche se haga día,
suspiros de esperanzas ya perdidas.
No creo que vengas, lo sé,
sé que no vendrás.
Sé que la distancia te hiere,
sé que las noches son más frías,
Sé que ya no estás.
Creo saber todo de ti.
Sé que el día de pronto se te hace noche:
sé que sueñas con mi amor, pero no lo dices,
sé que soy un idiota al esperarte,
Pues sé que no vendrás.
Te espero cuando miremos al cielo de noche:
tu allá, yo aquí, añorando aquellos días
en los que un beso marcó la despedida,
Quizás por el resto de nuestras vidas.
Es triste hablar así.
Cuando el día se me hace de noche,
Y la Luna oculta ese sol tan radiante.
Me siento sólo, lo sé,
nunca supe de nada tanto en mi vida,
solo sé que me encuentro muy sólo,
y que no estoy allí.
Mis disculpas por sentir así,
nunca mi intención ha sido ofenderte.
Nunca soñé con quererte,
ni con sentirme así.
Mi aire se acaba como agua en el desierto.
Mi vida se acorta pues no te llevo dentro.
Mi esperanza de vivir eres tu,
y no estoy allí.
¿Por qué no estoy allí?, te preguntarás,
¿Por qué no he tomado ese bus que me llevaría a ti?
Porque el mundo que llevo aquí no me permite estar allí.
Porque todas las noches me torturo pensando en ti.
¿Por qué no solo me olvido de ti?
¿Por qué no vivo solo así?
¿Por qué no solo….

Te quiero

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Al final la muerte nos alcanzara a todos, pero solo algunos, tal como Mario Benedetti, recibirá esa bendita paradoja: Que al morir, de manera inmediata se pasa a ser inmortal.

Gracias señor por todo, sobre todo para prepararnos para este final de la historia y recordarnos que cuando éramos niños, todo era distinto, y que un día la muerte será  la nuestra.

Cuando éramos niños

Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía.

Luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque era un océano
la muerte solamente
una palabra
Ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en los cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros.
Ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.

Este video, es un poema de Mario Benedetti leído por Edel Juárez, después continua una canción de Silvio Rodríguez “De la ausencia y de ti”, pero el poema es lo que más me gusta de esta presentación.  Hombre preso que mira a su hijo

Benedetti_1